Día 25 de Julio de 2011 (Noche)
Ha sido un día largo y un poco fuera del guión de Anekal y de Taldeka, pero igualmente necesario para entender un poco más de la India y sus contrastes. Los Cámaras han recibido una verdadera “sobreexposición”. Antes de salir de la ciudad, Babu y Prashent han decidido comprar algo típico, unas cervezas de ¾. Sea lo que fuese lo que nos traían, estaba caliente y tenía un
envoltorio de periódico, después otro de papel blanco y a continuación he creído que era algo así como un bocadillo rodeado de alguna loncha de queso.
Le he metido un buen mordisco y empezado a masticar intentando romper el queso y cuando lo he conseguido me he dado cuenta de que estaba comiendo un plástico. Me he empezado a reír, me he atragantado y me salían las lágrimas por los ojos. Ni quÉ decir tiene que los demás no han dejado de reír en más de un cuarto de hora.
Prashent decía: una nueva experiencia en la India para Karmelo ¡comer plástico! Hemos hecho el viaje de vuelta y mis compañeros de viaje se han dado cuenta del caos de Bangalore y de su inmensa magnitud.
El trayecto a Bangalore ha sido largo en el tiempo, hemos pasado por el centro del casco viejo (estaba a tope) y hemos llegado al Mahama Center donde se han instalado todas las grandes marcas, a los cámaras les ha decepcionado. Hemos querido ver la zona institucional y nos ha sido imposible por las obras del metro que están en su fase incipiente. Hemos grabado la primera estación y el tren de muestra.
Hemos visto y oÍdo la actividad de Bangalore y reconocido las condiciones en que se trabaja. Nos hemos dirigido a la primera zona de suburbios (una calle y sus transversales) comprobando que sus condiciones de vida son duras, tanto o más que las de Anekal, con una gran diferencia, que es el no tener sitio para nada, estar hacinados. Después hemos acudido al mercado de Bangalore, gigantesco,maloliente,putrefacto y lleno de vida.